EL DUELO… Un proceso natural que experimentamos.

avanzar, bienestar, luisana, psicología

granadaEn el último año han ocurrido entre mis amigas varias situaciones que les han originado gran tristeza, es por ésto que a ellas dedico ésta información, sin dejar a un lado que  ninguno de nosotros estamos exentos de padecer en un momento u otro circunstancias que nos afectan y que son parte de nuestro desarrollo  psicológico porque estamos ante una sociedad que interactúa y establece afectos entre sus integrantes que la componen.

Cuando nos ocurren sucesos que desestabilizan nuestro estado de ánimo es recurrente plantearnos hasta donde es normal para nosotros seguir pensando en un acontecimiento que nos causa malestar y especialmente tristeza, y decirnos a nosotros mismos: ¿hace cuanto tiempo ya que estoy con esto? ¿por qué no me permito avanzar? ¿Necesito ayuda?.

Al plantearnos todas éstas inquietudes debemos entender que la tristeza no es negativa , es simplemente un sentimiento que aparece cuando experimentamos situaciones cotidianas desagradables o adversas que tienen un origen en la separación o pérdida. La tristeza por lo general es un sentimiento natural que  responde a una intensidad y duración coherente con la situación que la ha originado. El duelo por su parte nos remite a un estado de aflicción más profundo ante una pérdida muy importante o de gran valor para nosotros, bien sea por la muerte de un ser querido, divorcio, conflictos familiares, despido de un empleo, embargo de  hogar, entre otros. El duelo se manifiesta cuando nos presentamos ante una pérdida con gran carga afectiva, frustración y dolor. Por lo que no es lo mismo, dejarse el móvil olvidado en el trasporte público a que se inesperadamente se muera un ser querido.

Mantenernos en un estado de positivismo exagerado no es la respuesta mas propicia ante un duelo, porque es una forma de evadir la realidad y al  es esquivar la situación que nos afecta nos dificulta su aceptación. Un duelo o un conjunto de ellos mal elaborados  pueden desencadenar en trastornos psicológicos indeseados como la depresión. El duelo es un proceso psicológico que iniciamos con una perdida y lo terminamos con la aceptación de nuestra nueva realidad interna y externa.

Para saber si estamos ante un  proceso normal de duelo debemos identificar tres etapas que están bien diferenciadas entre sí por el sentimiento que predomina por encima de los demás y que las caracteriza.

En primer lugar tenemos la etapa de impacto o shok, se produce tras el estrés inicial de la pérdida que dura de pocas horas a una semana después del deceso. Podemos mostrarnos con embotamiento, falta general de motivación,  liberación emocional intensa con llantos, suspiros, sensación de irrealidad, negación o incredulidad, no siendo consciente de lo sucedido y mostrando conductas semiautomática.

Luego  la etapa de anhelo, que aparece generalmente varias semanas después de la pérdida y se prolonga por semanas o meses. Experimentamos síntomas como falta de apetito, disminución del peso,  dificultad para concentrarnos y memorizar, tristeza y seguidamente irritabilidad y aislamiento.Se mezclan los sentimientos de injusticia, culpabilidad personal o compartida, e ira, que puede expresar contra las personas y objetos que le rodean.

Y por último, la etapa de recuperación o reorganización. Es cuando aprendemos a aceptar la pérdida y se produce al cabo de seis meses a un año y nos permite establecer nuevos lazos afectivos, disminuyen los síntomas mentales y corporales, recuperamos el apetito, nos volvemos a preocupar por nuestra apariencia física, el deseo sexual y las ganas de socializar.

Frecuentemente esta etapa coincide, con el primer aniversario del deceso produciéndose en este período una intensificación emocional en la línea de la nostalgia, tristeza, llanto, recuerdo doloroso, etc., que duran unos días y que finalmente marcan el final del duelo.

Es importante destacar que el orden de estas etapas no es rígido y podemos omitir y/o repetir una etapa varias veces.

A lo que me gustaría añadir que el duelo tiene una triple función que nos ayudan con nuestra evolución interna tanto si somos nosotros los que nos vemos afectados o se trata de una persona cernaca, en primer lugar nos ayuda a reconocer y ubicar nuestras afecciones ante la pérdida, nos hace vulnerables a pedir ayuda o prestarla para vivir el proceso psicológico (de allí  el hecho de que se manifiesten rituales sociales como los funerales)  y por último, facilitar la comunicación y aceptación de los hechos para relacionarnos afectivamente con otras personas.

Para concluir me gustaría decir que la tristeza, es una emoción positiva que nos permite profundizar al sentir y conectarnos con otras personas, muchas veces nos sirve para reaccionar y darnos cuenta que de que sentimos emociones que nos nutren y nos dan fuerzas,  y que a pesar de ello ignoramos. En ocasiones es necesario sentir tristeza para reflexionar  y encontrar valores que creímos no estar dentro de nosotros. Experimentar todas nuestras emociones e  identificarlas  son parte de nuestro autoconocimiento, lo que que nos ayuda a reaccionar ante ellas de la manera mas positiva para nosotros.

Os espero nuevamente por aquí.

Un abrazo.

*Luisana.

Anuncios

3 comentarios en “EL DUELO… Un proceso natural que experimentamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s